Una de las leyendas más conocidas con respecto al origen del encaje en Galicia, nos dice que uno de los muchos barcos italianos que pasaban frente a las costas de Camariñas naufragó debido al fuerte oleaje, siendo muy pocos los supervivientes. En agradecimiento a la ayuda prestada por la gente de estas tierras, que les dieron posada y comida, una dama italiana que viajaba en este barco, enseñó el arte de palillar a las mujeres de Camariñas, desde donde se extendió por toda la costa gallega.

El encaje de bolillos supone un testimonio excepcional de la supervivencia de las artes y oficios populares, siendo un exponente de la tradición que permanece prácticamente en sus contextos originales.

El trabajo, totalmente manual, se realiza sobre una almohadilla en la que se sujeta un cartón con un conjunto de agujeros que conforman el dibujo deseado. En ellos se van colocando alfileres que sirven de guía para cruzar los bolillos y sujetar los puntos.

En 1996 se creó el Museo do Encaixe de Camariñas con una amplia muestra de mantearías, paños, sábanas, flecos, colchas, etc. y todos los años, en Semana Santa, se celebra La Mostra do Encaixe de Bolillos.

¿volver al contenido principal?

Volver